KZEN ASIA, UNO DE LOS MEJORES RESTAURANTES ORIENTALES DE MADRID

KZEN ASIA, UNO DE LOS MEJORES RESTAURANTES ORIENTALES DE MADRID

KZEN ASIA, UNO DE LOS MEJORES RESTAURANTES ORIENTALES DE MADRID

Aunque habíamos pasado en bastantes ocasiones por delante de la puerta de este establecimiento (somos casi vecinos), nunca nos llamó la atención excesivamente, pues estábamos en la creencia de que se trataba de uno más entre los abundantes restaurantes chinos de la capital.

Curiosamente, quienes nos informaron del buen hacer del restaurante Kzen Asia (www.restaurantekzen.com) y nos lo recomendaron calurosamente, fue el muy querido matrimonio mallorquín, formado por nuestro antiguo y buen amigo, además de compañero de estudios de Técnico en Turismo, Bernardo Sabater y por su esposa Catalina. Ellos vienen una o dos veces al año a Madrid, y aunque su estancia es muy breve, siempre suelen almorzar un día en este restaurante, que encuentran muy de su agrado. Bernardo y Catalina fueron los que nos hablaron de él, de su buena cocina y de su simpática dueña, Yan.

Siguiendo la recomendación de sus amigos mallorquines, Ruffo ya estuvo en Kzen Asia en tres o cuatro ocasiones y también salió siempre muy satisfecho de la comida y de la atención, amabilidad y simpatía de Yan.

Yan goza de una memoria excelente y cuando, en nuestra primera visita, le comentamos que nos había recomendado su restaurante un matrimonio de Mallorca, inmediatamente nos habló de ellos, pues los recordaba perfectamente. Hemos observado que también recuerda hasta a los nietos y a otros familiares de sus comensales. Por todos pregunta y se interesa. Otra cualidad de Yan es que reparte cariñosos besos entre todos sus clientes habituales. También tiene siempre dispuesto algún obsequio para entregar a los más pequeños.

Sus camareros/as, chinos y occidentales, se conoce que han aprendido de ella y además de demostrar eficacia y rapidez a la hora de servir y recoger platos, también se esfuerzan por ser agradables y simpáticos. ¡Lo que no hacen es dar besos….!

Con todo, y a pesar de ser Yan la más conocida por la clientela, a la que recibe, saluda y sienta, no es solamente ella la única protagonista en Kzen Asia, pues comparte negocio y matrimonio con su marido Jinxia Lin. Ambos son oriundos de Zhejiang, provincia situada al sur de Shanghái, y que es el lugar de donde provienen la mayoría (casi el 70%) de los inmigrantes chinos que residen en España.



Yan y Lin llevan 18 años viviendo en España y hace 12 que abrieron Kzen, cuyo significado en idioma chino mandarín es “Cada día mejor”, frase que se dedica tanto a los clientes, como a los dueños.

Jinxia Lin hizo cursos de cocina en su país y también allí ejerció de cocinero, introduciéndose en los secretos de la coquinaria oriental. En su restaurante madrileño, su principal labor es controlar la calidad de los platos que se ofrecen, y la frescura de las materias primas que se adquieren. Su puesto de trabajo suele estar en la cocina, aunque también le hemos visto servir mesas y ocuparse del bar, cuando la afluencia de público lo hace necesario.

Pero ahora hablemos de la excelente comida de Kzen Asia, y diremos que aquí se sirven especialidades chinas, vietnamitas, tailandesas y japonesas…. Langostinos, ternera, pollo o tallarines, cocinados en diferentes estilos chinos; rollitos de Vietnam; makis, sushis y nigiris japoneses figuran en su carta, entre otras diversas especialidades propias de la cocina asiática, todas ellas muy bien elaboradas.

El restaurante también propone diferentes menús, como son el “Kobe”, el “Nagoya”, el “Sichuan”, el “Cantón” y el “Jumbo”. Este último ofrece la posibilidad de degustar platos típicos de cuatro países asiáticos. Asimismo, recomiendan un menú muy especial como es el de “Pato Laqueado”, manjar emblemático de la cocina china. Ruffo lo ha tomado aquí ya en un par de ocasiones, lo que le permite opinar, con toda modestia, sobre la manera en que lo deberían servir en la mesa en Kzen Asia.

En el restaurante Quanjude, de Beijing, (el más popular y frecuentado entre todos los lugares especializados en cocinar pato laqueado de la capital china) un cocinero se sitúa cerca de tu mesa y sobre un mueblecito auxiliar trincha el pato en trocitos pequeños.

Después un camarero pone en tu mesa la bandeja con el pato troceado; una cesta de vapor que mantiene calientes una especie de creps; un platito con cebolleta cortada en bastones muy finitos y un bol pequeño con salsa. Seguidamente el camarero, delante tuyo, y armado de los imprescindibles palillos, te prepara un par de creps para que aprendas como hacerlo, rellenándolos de pato, cebolleta y salsa y haciendo un rollito con ellos… y después te deja para que sigas tú mismo preparándote los rollos restantes. Esto puede ser divertido para el comensal occidental, pero sobre todo es muy práctico, pues los creps se mantienen calientes en la cesta desde el primero hasta el último.

En Kzen Asia, el camarero trincha el pato y rellena todos los creps a la vez, lo que hace que estén fríos los últimos que nos comemos.

Comentando este tema con Jinxia Lin, él nos explica que la pasta con que se elaboran los creps en España es distinta a la de China y guarda bastante menos el calor. También el pato tiene mucha menos grasa que el chino y no retiene tanto una temperatura caliente. Por otra parte, Lin no está seguro de que al comensal español le guste preparase los rollos el mismo.

Al final, Lin y Ruffo llegan a un acuerdo sobre este asunto. Se les puede preguntar a los clientes de qué manera quieren la preparación del pato: con servicio o con autoservicio. Eso sí, si se lo prepara uno mismo, hay que dejar la cesta de vapor en la mesa. En la próxima visita a Kzen Asia, Ruffo lo va a pedir así. ¡Ah! Y es bueno saber que, aunque en su origen, era un plato reservado a emperadores y nobles, se puede comer con los dedos.

Para finalizar queremos resaltar que la Embajada de China en España, junto a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de la capital, han considerado a Kzen Asia en el presente año y en el anterior, como uno de los mejores restaurantes chinos de la ciudad.

Desde hace dos años, con motivo del Año Nuevo Chino (2016, Año del Mono y 2017, Año del Gallo) se viene organizando el llamado “China Taste”, un evento gastronómico en el que participan un selecto y reducido grupo de restaurantes chinos, entre los que se encuentra Kzen Asia. Durante los días del Año Nuevo, dichos restaurantes ofrecen un menú especial festivo a un precio muy asequible. Es necesario destacar que del importe que se cobra por cada menú en estas fechas, se destina una parte al comedor social infantil de la ONG “Mensajeros de la Paz”.

El restaurante Kzen Asia está en la calle O’Donnell, 31, en 28009 Madrid. Sus teléfonos para reservar mesa (se recomienda) son: 91 431 44 37 y 91 431 42 53. Sus clientes tienen aparcamiento gratuito en O’Donnell, 33.

(Escrito por Ruffo)